Recibir boletín electrónico
RSS
La ‘ciclogénesis’ y el eólico
La ciclogénesis ‘Petra’ al final no fue para tanto. Pero los vientos de 100 kilómetros por hora en el sur de Cantabria habrían tenido una gran utilidad si el concurso eólico no siguiera siendo un se va a hacer por la incompetencia y el revisionismo del pasado que pracrtica el presidente Diego. Quiso la casualidad que mientras la borrasca pasaba por la Comunidad Autónoma el jefe del Ejecutivo diera a conocer el alumbramiento del nuevo Plenercan, que no es nuevo en lo técnico, aunque Diego si ha metido cuchara en algunas de las conclusiones políticas.

La reducción a la mitad de los megavatios proyectados en el ‘nuevo’ Plenercan responde a una decisión política, como discurso político es prometer el doble de empleos y tres veces más de inversión, a pesar de desarrollar la mitad de la potencia preasignada hace dos años. Ya se lo hemos contado en estas páginas: Diego se ve a si mismo como el hacedor de un nuevo milagro de los panes y los peces.

Ironías al margen, el Plenercan, el Plan Energético Regional de Cantabria, tomo como base técnica, el presidente no tuvo más remedio que reconocerlo, el trabajo realizado por el anterior Gobierno regional PSOE-PRC. El Ejecutivo del PP ha necesitado un año para introducir una reducción del 50% en la potencia a desarrollar -de 1.500 megavatios a 707-. También ha aprovechado los avances tecnológicos en la fabricación de aerogeneradores más potentes para reducir el número de ‘molinos’ a instalar, manteniendo la misma superficie de territorio para su ubicación. Menos impacto paisajístico, lo cual es de agradecer.

De lo que ayer se conoció pocas novedades más a destacar, aunque si son numerosas las decisiones políticos. La principal, ya comentada, la reducción del potencial asignado, lo cual implicará una negociación con los adjudicatarios del concurso para repartir la potencia disponible. Hay otros anuncios que presentados como novedades son, en realidad, la aceptación implícita de que las condiciones puestas por el anterior Gobierno de Cantabria a los adjudicatarios del concurso -la presentación de proyectos industriales y en I+D+i- no fueron tan descabellados como se dijo, ni ningún toco-mocho. Salvo que creamos que todo lo que hicieron los demás estaba inspirado por objetivos espurios y lo que hace el actual Gobierno es mirífico y guiado única y exclusivamente por el interés general.

El presidente Diego ha anunciado para hoy una reunión con los empresarios del sector eólico, se supone que para negociar las concesiones. Probablemente, y con las renuncias de las adjudicatarias que, como Cantabria Generación S.L., formado por Grupo Caixa Nova y Banco Gallego, no estarían cumpliendo sus compromisos, como denunciaba esta misma semana la cántabra Sonkyo, y alguna otra empresa o grupo de empresas de las que se ha dicho últimamente que podrían preferir quedarse fuera, el Ejecutivo estaría en condiciones de encajar el resto de las adjudicaciones. Esa sería la postura razonable.

Sin embargo, todo indica, y algunos datos dejó ayer sobre la mesa el presidente Diego, que, al final, se optará por la costosa decisión, contraria a los intereses de Cantabria, de anular el concurso eólico, para convocarlo de nuevo. Es la ‘vía Feijóo’, que anuló el concurso en Galicia tras ganar las elecciones, con un coste económico todavía no evaluado en su totalidad, pero milmillonario por los derechos adquiridos. El presidente Diego, que no es precisamente un político valiente y que de la cara, parece querer escudarse para la anulación en los problemas internos del algunos grupos adjudicatarios. En ese sentido Sonkyo, empresa amiga, se lo ha puesto como se las ponían a Felipe II. Y, además, aunque resulte increíble, sopesa utilizar el recurso de ARCA contra el anterior concurso que se encuentra en los tribunales de Justicia.

No es Diego persona con complejos para hacer uso no importa de que medios siempre que le sean útiles para lograr sus objetivos. Desde la oposición no tuvo empacho en prometer a los afectados por los derribos que con él en le Gobierno no se tiraría ninguna casa -si se tiran y se seguirán tirando-. También aseguró a los afectados por la Ley de Montes que todos tendrían su trocito de paisaje, mientras que ahora dice que debe cumplirse la ley. Son sólo dos ejemplos, pero habría muchos más. Anular el concurso eólico, simplemente por el hecho de que no lo haya adjudicado un Gobierno del PP, sino el anterior Ejecutivo, es una decisión política que tiene importantes consecuencias económicas. Y no será una decisión que le venga impuesta, sino suya y solo suya. Debería tener un gesto de valentía de reconocerlo.
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
Con viento sur / Víctor Gijón
Cada partido busca la fórmula más idónea o que más le conviene para seleccionar sus líderes y aprobar los programas...
Se dice se cuenta
El marido de Teresa Romero anuncia acciones judiciales
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
La derecha cántabra ha tenido a lo largo de la reciente historia una gran capacidad para mimetizarse con el ‘paisaje’ político de cada momento. Yendo a lo más lejano...
Editorial
La economía de la zona euros pierde impulso; de hecho ya está en punto muerto. ¿Se mantendrán las raíces vigorosas del crecimiento de las que habló Mariano Rajoy, o se están estropeando de nuevo las...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Resumen Zaragoza-Racing
Galería de imágenes

Rodríguez Argüeso y Cabrero antes del pleno

Leticia Díaz y Esther Merino antes del debate

Leticia Díaz y Calderón antes del Pleno

Alodia Blanco interviene en el Pleno

Diego en su escaño

Francisco Fernández Mañanes interviene en el Pleno

Julio Bartolomé interviene en el Pleno

Escaños del Grupo Popular

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Vista general del hemiciclo durante el debate

Eva Bartolomé interviene en el Pleno

Carlos Bedia interviene en el Pleno

Vídeo del día
Impactante vídeo de Intermón