Recibir boletín electrónico
RSS
La verdadera historia del Racing (que si se ha contado)
| Fecha de publicación: 29/04/2012
Victor Gijón
Victor Gijónroman alonso
Víctor GIJÓN
 
Lo ocurrido con el Racing es paradigmático de la forma de actuar del Gobierno presidido por Ignacio Diego. Ha llegado al asunto tarde y mal. Al Ejecutivo del PP los problemas se le pudren, mitad por incapacidad, mitad por las obsesiones vengativas del presidente. Y todo sin medir las consecuencias de sus actos; los daños colaterales. El Racing de Santander es ya, a falta de tres jornadas para que acabe la Liga, un equipo de Segunda. Es en la división de plata donde celebrará su centenario. Pudo haberse evitado. En las manos del Gobierno regional estuvo al menos intentarlo.

No entraré en las cuestiones estrictamente jurídicas, porque, en primer lugar no soy abogado. Tampoco cobro minutas millonarias por asesoramientos varios, como los grande bufetes de abogados madrileños que, para pasmo de todo el mundo, y dependiendo a qué socios se contrate te pueden recomendar lo uno y lo contrario. Un ejemplo para abrir boca. El bufete de abogados Gómez Acebo asesoró al Gobierno PSOE-PRC en la parte que le tocaba del acuerdo suscrito en Ginebra por los accionistas mayoritarios de Racing, la famita Montalvo a través de la sociedad Dumrivo Ventures, y el empresario indio Ali Syed. Desde el mismo bufete, pero socios, han venido asesorando en los últimos meses al Gobierno de PP para interpretar el contrato firmado en la capital suiza en enero de 2011 con el asesoramiento de sus compañeros de despacho legal.

De todos es conocido como Syed pagó los primeros plazos a los Montalvo y a Cantur, el último fleco societario que unía al club cántabro con el Gobierno regional mediante un préstamo participativo, y asumió la deuda de Hacienda en período de reclamación. Desde ese momento se dedicó a las relaciones públicas y todos, cuando digo todos es todos, se fotografiaron con el indio para tener un recuerdo. Así ganó tiempo, dicen que para rematar la operación de reventa a la familia real de Baréin, pero los conflictos en el mundo árabe dieron al traste con el plan. Cuando los plazos de pago previstos en el acuerdo de Ginebra no se cumplieron, el empresario indio se quito de en medio. Para entonces los comicios autonómicas y municipales estaban a la vuelta de la esquina. El Gobierno de Cantabria, todavía en manos de socialistas y regionalistas, decidió el 5 de mayo de 2011, a 15 días de las elecciones, ejecutar el aval del Credit Suisse por valor de 1,5 millones, resarciendo a Cantur de parte de la deuda, que quedó fijada en 4,7 millones. Pero, de acuerdo con los documentos suscritos y en tanto que acreedor, el Gobierno, ante el incumplimiento por parte de Syed de los compromisos firmados, podía reclamar ante los tribunales de justicia la devolución del control de las acciones del equipo cántabro.

En el traspaso de poderes, en junio de 2001, el nuevo ejecutivo del PP recibió toda la información concerniente al Racing. Se la transmitió el consejero de Economía saliente, Ángel Agudo, a la consejera de Hacienda entrante, Cristina Mazas. Y pudiendo actuar entonces ante lo tribunales y dejar el asunto resuelto no lo hizo, dejó que la situación se pudriese e instó al Racing a presar concurso de acreedores. El nuevo Gobierno, que había hecho bandera electoral de los impagos del empresario indio, responsabilizando a Revilla, de forma directa, y al Gobierno saliente en su conjunto, de la fallida operación, no quiso solucionar el problema. Entonces renunció a sus derechos, los mismos que ahora, con el tiempo casi agotado y sobre la campana, tras perder nueve meses, reclama equivocándose de instancia judicial.

Diego encargó en julio del pasado año al máximo responsable de Sodercan, la empresa pública encargada de promover industrias en Cantabria y apoyar los proyectos en I+D+i, su director gerente, Miguel Cabetas, que llevara el asunto del Racing. A la vista de lo sucedido o no lo llevó a lo condujo tan torpemente que nos han conducido al precipicio. Todo indica que en este asunto alguien decidió que cuando peor mejor. Se trataba de poner una banderlla negra mas al Gobierno saliente, que, reo de todos los males, también podía cargar con la culpa de hundir al Racing.

Lo que no estaba en las previsiones es que bajara a segunda, aunque sí colocar a amigos y conocidos al frente del club. El Gobierno de Diego no trabajó para solucionar los problemas sino para crear otros nuevos. Mientras tanto la afición, espoleada por los agitadores radiofónicas, un día pedía la cabeza de Cúper, al día siguiente la de Pernía, luego la de los sustitutos del argentino en el banquillo, más tarde las de jugadores de la tierra o de los mercenarios de fuera … En la grada todo vale, pero el campo solo sirven los resultados.

No vayan a creer, sin embargo, que durante los nueve meses transcurridos desde que a Diego se le dijo lo que podía hacer para salvar al Racing el momento elegido para hacer lo que no hizo, además de tarde, mal y equivocándose, el presidente se ha estado quieto. Diego ha hecho gestiones por su cuenta, demás de las de Cabetas. Algunas tan estupendamente estúpidas como comprar, por persona interpuesta, un paquete accionarial de 40.000, pensando que sería suficiente para colocar una directiva del Racing a su gusto. El indio Syed frustró la operación mandando a sus abogados para defender lo ‘suyo’, que seguía siéndolo porque el Gobierno de Cantabria no había ejercitado sus derechos ante los tribunales de Justicia por su flagrantes incumplimientos.

Más trabajó Diego en la vía Botín. Diego insistió una y otro vez al banquero cántabro para que se hiciera, de forma directo o indirecta, con el club. Vía patrocino o vía financiación directa. No parece que los noes del patrón del Santander hicieran demasiada mella en la determinación de Diego. A lo mejor las negativas no fueron todos lo firme que debieran o es que hay gente con la mollera demasiado dura como para comprender que Botín únicamente invierte en ligas mayores. Allí donde su marca tiene proyección internacional, por ejemplo en la Fórmula 1.

No es un equipo de fútbol, por muy de la tierra que sea, que sólo una vez en su historia se ha calificado para competiciones europeas la opción mejor para un patrocinio. Por cierto que la histórica clasificación para jugar en Europa, justo es reconocérselo, pertenece a la época en que Pernía era presidente del club. Y después de que el Gobierno PSOE-PRC, ante la inhibición de los empresarios cántabros, buscará socios foráneos para poder mantener el club en primera división. Hoy el Racing está en segunda división y el PP amenaza con crear una comisión de investigación sobre el club y su deriva societaria. Si se hace podemos apostar cañones contra mantequilla de que el Racing nos le descenderán administrativamente a Segunda B.

No se lo que ha pagado el Gobierno Diego al bufete de abogados madrileños, ni es lo que más me importa. Pero si debería exigirles que hablen con sus colegas del mismo despacho, que cotejen notas, pongan en común estrategias y actúen para que Cantabria, por medio del Gobierno regional, recupere el control del representativo cántabro. Y luego vendrá la difícil tarea de buscar socios privados que quieran participar en la travesía del desierto, que deseo sea lo más breve posible.

No va a ser un camino fácil, pero por alguno sitio hay que empezar a andar. Todo menos permanecer sentado, esperando ver pasar el cadáver de tu enemigo (político), sin percatarte de que la inmovilidad te ha terminado por hacer de ti otro cadáver. Que, a efectos del racinguismo, es lo que ha significado para sus intereses el Gobierno de Diego.
Con viento sur / Víctor Gijón
Al presidente Diego no le parece preocupante que de cada diez contratos nuevos que se firman en Cantabria nueve de...
más información
Se dice se cuenta
PP: Campaña anti PSOE
Y la respuesta de las JJ SS de Valencia
Con firma / Víctor Gijón
VG
Reclama el presidente Diego su derecho a seguir criticando la gestión del anterior Gobierno y los modos y maneras de algunos de sus miembros (Marcano, por ejemplo). No seré yo...
Top Formacion
Editorial
Y luego dirán que ellos no son franquistas. ¡Y claro que lo son! O mejor dicho, ellos son los protectores y los herederos del dictador. Bueno, dicen los populares, es que nosotros no queremos...
El tiempo
Aquí TV
Vuelve 'Heraldo de Madrid', 75 años después de su cierre por los falangistas
Galería de imágenes

Ruth Beitia y Mercedes Toribio

Igual, Mazas y Cagigas

Mazas y Pereda

La consejera Blanca Martínez en su escaño

Rosa Valdés interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Eduardo Van den Eynde interviene en el Pleno

Matilde Ruiz interviene en el Pleno

Cristina Pereda interviene en el Plano

Javier López Marcano interviene en el Pleno

Mercedes Toribio interviene en el Pleno

Vídeo del día
1.001 películas que debes ver antes de morir