Recibir boletín electrónico
RSS
Una oportunidad para el diálogo
Los ciudadanos quieren certezas y confianza. Ni promesas, ni debates estériles. Menos aún el inane recurso a confrontar revival y anatemas del pasado. Los cántabros, como el resto de los españoles, tienen ante si un negro futuro y esperan que sus gobernantes les expliquen si hay salida al final del túnel y que pasos, léase sacrificios, quedan todavía para dejar atrás la crisis. Por qué y para qué, que justificación y objeto tiene renunciar a determinados derechos y si servirá para algo. Un debate que exige que Gobierno y oposición expongan con claridad sus posiciones. Y luego los ciudadanos juzgarán. La oportunidad para fijar esas nuevas reglas del juego, sin trampa ni cartón, y sin ventajismos ni electoralismos, se puede, se debería producir esta tarde en el encuentro que reunirá por primera vez en esta legislatura al presidente del PP y de Cantabria, Ignacio Diego, con la nueva secretaria general del PSC-PSOE, Eva Díaz Tezanos.

No es que espere grandes acuerdos de la reunión que hoy tendrá lugar en la sede del Ejecutivo en Peña Herbosa. Si al final se dieran, ¡ojala!, serán el resultado de un diálogo menos mediático y más técnico. Del encuentro de hoy puede salir, debería salir, el mensaje de que nadie está en posesión de la verdad absoluta. Que puede haber síntesis, ay cuerdos si los objetivo son comunes. Y que de nada sirve debatir el presente a la luz del pasado ni hacer del pasado la justificación del presente.

Los ciudadanos tienen ya muy claras sus idea sobre lo que fue y sobre lo que es. Y no cambiaran de opinión –otra cuestión diferente es el voto- por mucho que lo intenten unos y otros. Es más, creo que el pasado lo juzgaron en las urnas el 22 de mayo pasado y no volverán a tener la oportunidad de hacerlo -salvo improbable adelanto electoral- hasta mayo de 2015. Y, sin embargo, la solución de los problemas pendientes no puede esperar tanto.

De la reunión Diego-Díaz Tezanos puede salir, debería salir, un compromiso de los dos principales partidos de España, PP y PSOE, para situar como prioridad en el análisis de las políticas a aplicar a corto y medio plazo la cuestión que está en el centro de la preocupación de la gran mayoría de los ciudadanos; el aumento del paro y la falta de creación de puestos de trabajo. Es evidente que no hay, a día de hoy, coincidencia entre populares y socialistas sobre las medidas a adoptar para frenar la sangría del paro y crear empleo.

Mientras para los populares lo primero es la austeridad, el saneamiento de las cuentas del Estado y de Cantabria, al tiempo que se cambia el marco de las relaciones laborales, como punto de partida para una futura reactivación de la economía y la consiguiente creación de empleo, para los socialistas el crecimiento económico debe correr parejo a las políticas de ajuste, aún a costa de ir más lento en el segundo objetivo. Ambos partidos, Gobierno y oposición, coinciden en la necesidad de equilibrar gastos e ingresos. La diferencia está en qué se recorta, de donde se obtienen nuevos ingresos y, sobre todo, en el ritmo de aplicación de las medidas. Y los tiempos son fundamentales.

Un ajuste puro y duro genera, a corto plazo, recesión y más paro. Y a más paro y desaceleración de la economía, más ajustes serán necesarios para equilibrar los ingresos que no llegan -por la paralización de la economía- y los gastos que aumentan por la necesidad de acudir en ayuda de los que pierden su empleo. Es la pescadilla que se muerde la cola. De hecho, a estas aturas, esa política, aplicada con mano de hiero por la Alemania de Ángela Merkel, Bruselas y el FMI, no ha logrado ni que Grecia, ni Portugal ni Irlanda salgan de la crisis; son más pobres y tienen más paro. Italia, España o Bélgica, aún sin ser intervenidos, llevan el mismo camino por aplicar las mismas medidas.

Por tanto parece haber llegado el momento sino de cambar radicalmente de política si, al menos, de hacerla compatible con otras medidas que están dando resultados fuera del Viejo Continente: en Estados Unidos, China y en América Latina. Consideran que el principal problema de la economía es el crecimiento y están tomando medidas para que ello sea posible. Son países donde se está creando empleo, lo que mejorará no sólo la situación personal de millones de personas, que ya sería para tener en cuenta, sino el propio equilibrio de las cuentas públicas.

Un poco a la fuerza parece que Europa podría también revisar sus políticas de ajuste puro y duro. Espero que no sea a la velocidad con que se han tomado otras medidas, cuya demora ha provocado daños irreversibles en algunas economías. En Cantabria no lo tenemos fácil, pero en lo pequeño es más fácil ver los problemas y también aplicar las soluciones. Entre el Plan de Ajuste del Gobierno de Cantabria, que sólo contempla recortes, y las propuestas socialistas para aumentar los ingresos, vía impuestos, pero también incentivando la actividad económica, hay, seguro, puntos posibles de encuentro que deberían ser explorados.

Todo ello sin olvidar la cuestión más urgente que es hacer frente al problema de los 20.000 parados que ya no cobran ningún tipo de subvención o ayuda. Se necesita con urgencia medidas para hacer frente a ese drama social. Y si situación no parece que vaya a mejorar con los ajustes que afectan a las prestaciones sociales básicas. Los recortes en políticas sociales los pagan lo que menos tienen y, de momento, son también lo que están soportando las medidas de ajuste para salir de la crisis. Recortes sobre recortes en una política de ahogo de trabajadores y clases medias que se está haciendo insoportable.

Y luego están esas decisiones que no aportan nada a la solución de los problemas pero que generan crispación, sobre todo por la torpe forma en que están siendo manejados. La suspensión en sus funciones del CES, del Consejo de la Mujer y de la Juventud, los recortes en la atención a mujeres maltratadas, los despidos en las empresas públicas, el cambio de la ley Electoral ... La relación no es exhaustiva. Son bombas de relojería que deberían desactivarse, mejor hoy que mañana, mediante la negociación y el diálogo, en unos casos sindical en otros político. Haciendo partícipe del debate a la sociedad de Cantabria en su conjunto sobre las razones de tales decisiones.
Con viento sur / Víctor Gijón
¿En qué confía el PP para evitar la debacle electoral que todas las encuestas le pronostican? ¿En la recuperación...
Se dice se cuenta
Rajoy y Aguirre, 'amiguitos' de los alcaldes corruptos
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
Hay días en que mejor no haberse levantado de la cama y semanas para eliminar del calendario. Seguro que si el presidente Ignacio Diego pudiera borraba los siete últimos días sin...
Editorial
El deterioro que sufren amplios sectores de las clases medias y populares es una seria amenaza para la cohesión social y exige estar entre las máximas prioridades. Es un editorial de El País. Las...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Resumen de Racing-Alavés (1-1)
Galería de imágenes

Revilla en el Parlamento

Revilla dialoga con Van den Eynde

Rafael de la Sierra y Alodia Blanco

Francisco Fernández Mañanes interviene en el Pleno

Julio Cabrero interviene en el pleno

José María Mazón interviene en el Pleno

Diego entra en el hemiciclo mientras interviene el regionalista Mazón

Diego en su escaño del Parlamento

Matilde Ruiz interviene en el Pleno

Rodríguez Argüeso sigue el debate

Rodríguez Argüeso y Cabrero durante el pleno

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Eva Díaz Tezanos en su escaño

Eduardo Van den Eynde interviene en el Pleno

Vídeo del día
Impactante vídeo de Intermón