Recibir boletín electrónico
RSS
Aulas en pie de guerra
La huelga secundada ayer por decenas de miles de profesores y alumnos de todos los niveles educativos es una clara señal de la frustración que están generando los recortes presupuestarios en el sector. Sin entrar en la habitual guerra de cifras, lo cierto es que la actividad quedó ayer muy reducida en casi toda España —la huelga estaba convocada en 14 comunidades—, aunque más en la universidades que en el resto de niveles educativos, y que los descuentos que van a seguirse de esta nueva protesta supondrán un tijeretazo adicional a los ya aminorados salarios de los docentes; un dato que conviene recordar para contrarrestar la frivolidad de quienes pretenden minimizar las protestas tildándolas de manifestaciones festivas de funcionarios irresponsables movilizados por meros motivos políticos.

No cabe duda de que hay cierta sobreactuación en la afirmación de que los recortes que están acometiendo las Administraciones suponen el desmantelamiento de la educación pública, pero es innegable que estos van a tener efectos preocupantes. Resulta como mínimo paradójico que los mismos que defienden los recortes de plantilla y las nuevas directrices gubernamentales, que impedirán contar con un profesor sustituto hasta que el titular supere los 14 días de baja, tilden de irresponsables a quienes paran por un día en fechas próximas a los exámenes.

La realidad es que el Gobierno central y la mayoría de los Gobiernos autónomos, urgidos por la imperiosa necesidad de reducir el déficit público, han puesto su mirada también en la voluminosa factura del sector educativo, y este va a sufrir el mayor y más rápido retroceso en muchas décadas, pasando en apenas cinco años de un gasto del 4,9% del PIB al 3,9%. Es un dato estremecedor para un sistema cuya calidad es deficitaria y que está necesitado de todo lo contrario: mayor inversión y mejor gestión.

No cabe esperar que una huelga —aun precedida por innumerables protestas— modifique al decisión de los gobernantes, pero sería conveniente que estos, ejerciendo el sentido de la responsabilidad que reclaman a los demás, sean capaces, al menos, de acompasar las medidas de contención del gasto con planes de optimización de recursos. Brillan estos por su ausencia, aunque es cierto que no es fácil reducir el impacto negativo de los recortes en el sector. En una población empobrecida, con 2,2 millones de menores de 18 años que viven en hogares que están por debajo del umbral de riesgo de pobreza, según el reciente informe de Unicef, elevar las tasas universitarias, reducir el número de guarderías, despedir a miles de profesores, aumentar el número de alumnos por aula o eliminar las clases de apoyo son medidas que van a generar una mayor desigualdad social. Son medidas también que van a erosionar la calidad de la enseñanza pública y amenzan con hipotecar el futuro de este país. Menospreciar las protestas por todo ello sí es una frivolidad.

Editorial de El País
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
Con viento sur / Víctor Gijón
Vaya por delante que apoyo, tanto en el Ayuntamiento de Santander como en el Parlamento de Cantabria, que las minorías...
Se dice se cuenta
El video que Casado querría borrar
más información
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
Ignacio Diego es como el escorpión del cuento: no puede reprimir su naturaleza. Se pudo comprobar en el debate de investidura de Miguel Ángel Revilla como presidente del Gobierno...
Editorial
Grecia no preocupa por el impago de su deuda, perfectamente asumible por las economías más ricas, sino por el mal ejemplo que puede dar a otros países. Es un artículo de José Antonio Pareja en...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
El corto de Alejandro Amenábar para Estrella Damm 2015
Galería de imágenes

Revilla en el debate final de su investidura

Rubén Gómez, Ciudadanos, en el debate final de la investidura

Verónica Ordoñez, Podemos, en el último debate de la investidura

Miguel Ángel Palacio, PSOE, en el útimo debate de la investidura

Pedro Hernando, PRC, en el último debate de la investidura

Ignacio Diego, PP, en el último debate de investidura

Revilla cierra el debate de investidura

Revilla y Díaz Tezanos se saludan al concluir la votación de investidura

Revilla recibe la felicitación de Diego al final del debate

Revilla atiende a los medios de comunicación

Vídeo del día
Resumen del Albacete-Racing (0-1)