Recibir boletín electrónico
RSS
Facebook y Carlos Dívar son unos inmorales
Según la RAE inmoral es alguien que en sus actos se opone a la moral o a las buenas costumbres. Mark Zuckerberg, presidente de Facebook y Carlos Dívar, presidente del Consejo del Poder Judicial, no han actuado con la moralidad adecuada a las buenas costumbres. Los dos son unos inmorales. ¿Qué han hecho? Facebook, engañar a los inversores con los datos previos a su salida a Bolsa; Dívar, engañar a los contribuyentes apuntando gastos privados como si fueran gastos públicos. Los dos dirigen unas instituciones que utilizan miles o millones de ciudadanos; los dos tienen una gran responsabilidad social. Los dos nos han engañado.

Un día se descubre que Carlos Dívar ha considerado gastos públicos una veintena de viajes y estancias privadas en Marbella. Otro día se descubre que son falsos los datos facilitados por Facebook para animar a los inversores a comprar acciones de la empresa antes de salir a cotizar en Bolsa.

Estos dos personajes de dudosa moral pública son figuras fundamentales en muchos aspectos de la vida de los ciudadanos. Y no son de fiar.

Pero ¿quién no se comunica mediante Facebook? ¿Quién no ha tenido, tiene o tendrá que acudir a un día a los Tribunales de Justicia? Pues el presidente de Facebook (Mark Zuckerberg) se ha hecho multimillonario engañando sin necesidad a los inversores y Carlos Dívar se ha ahorrado unos euros de su dinero privado sin necesidad. Los dos son inmorales y algo torpes.

¿Alguien duda de que Mark Zuckerberg hubiera sido multimillonario aunque hubiera contado que sus cuentas de ingresos no iban tan bien como se ha contado antes de la colocación de las acciones? Nadie.

¿Alguien duda de que Carlos Dívar tenga que cobrar un sueldo importante por su responsabilidad de presidir el Consejo del Poder Judicial y el Tribunal Supremo? Nadie.

Pero muchos ciudadanos dudamos ahora de la moralidad de los actos con los que Zuckerberg se ha hecho millonario o Dívar se ha ahorrado unos euros.

Ya sé que las cantidades en juego son muy diferentes, pero también que las responsabilidades sociales son muy diferente. Total, que los dos casos son unas magníficas lecciones para que los ciudadanos exijamos trasparencia y moralidad tanto a los empresarios como a los funcionarios.

Te deja atónito que, a estas alturas de un drama económico que alcanza a millones de personas, un jovencito brillante intente mejorar sus ingresos engañando o que una persona mayor intente mejorar sus ingresos engañando.

Naturalmente que hay una enorme distancia entre las cifras, pero hemos de reconocer la igualdad en la moral, la ética y la estética de los dos casos: sencillamente, los dos son unos inmorales en sus grandes o pequeñas contabilidades.

Luis Solana es militante socialista y promotor de Nuevas Tecnologías
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
En libertad
Se dice se cuenta
Asesinados en directo
Editorial
Las tragedias diarias con muertes de inmigrantes en el Mediterráneo y el Este de Europa demandan una actuación conjunta y eficaz. Es un editorial de El País. Europa se enfrenta a una crisis...
Top Formacion
El tiempo
Galería de imágenes

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Torneo del Millón

Vídeo del día
Abandona todo por el Racing