Recibir boletín electrónico
RSS
¿Qué nos está pasando?
Comprendo que muchos ciudadanos se han quedado de piedra cuando han visto que se resuelve aceptablemente el proceso electoral griego, pero el coste de la deuda española se nos va más allá del 7%. Creo que no estaría de más intentar simplificar algunas ideas para que unos ciudadanos (ayer preocupados, hoy sorprendidos y -me temo- mañana asustados) entiendan algo mejor lo que nos pasa. Parto de un concepto fundamental: lo que nos pasa ( sea lo que sea lo que nos pasa) nos lo hemos ganado a pulso. Ni tenemos enemigos, ni hay conspiraciones, ni nadie nos quiere hundir: simplemente hemos hecho las cosas mal. Casi todos (dejo el casi por educación); incluidos Zapatero (durante dos años de poder) y Rajoy (durante seis meses de poder, más dos años de oposición).

España y los españoles nos hemos endeudado (hasta niveles difíciles de devolver) a cambio de disfrutar durante una década de unos servicios, de unas infraestructuras y de un bienestar impresionante: cuando empezamos la democracia, la renta por ciudadano era de unos 5.000$, ahora andamos por más de 30.000 $ per capita. Impresionante.

Lo que pasa es que llega el tiempo de tener que devolver esos capitales: unos 780.000 millones de euros. No es imposible, pero es muy difícil y requiere algunas condiciones.

Primero: la economía tiene que crecer para que existan excedentes que permitan la devolución. Este año se dice que podemos reducir nuestra PIB en un 1,6%. Este año vamos a decrecer. Es muy difícil repagar los préstamos cuando las rentas caen: piensa en tu familia, piensa en tu empresa. Todo se parece. Y aquí está una de las claves de lo que nos pasa.

Segundo: se pueden reducir los gastos. Sin duda, reduciendo gastos se puede atender mejor el pago de las deudas, pero hay que analizar con mucho cuidado qué gastos se reducen por dos razones: cuidado con reducir gastos que dificulten crecer y cuidado con reducir gastos que implican dolor social innecesario. Porque es muy fácil reducir los gastos de forma lineal, pero el remedio puede ser peor que la enfermedad. Pero que hay que reducir gastos e inversiones es sí o sí. Con sufrimiento y con protesta, pero hay que hacerlo. Estad seguros de que hay gastos claramente superfluos que a algunos les parecen fundamentales.

Tercero: a los acreedores hay que contarles de forma clara y creíble que les vas a devolver lo prestado; de lo contrario no te prestarán más y todo terminará en quiebra. Siento tener que ser aquí muy poco partidario del estilo Mariano Rajoy: nuestro presidente no tiene ninguna idea fuerza capaz de tranquilizar a nuestros acreedores. No puede ser que haya pasado en unas semanas de “tengo un plan para dar confianza” a “he hecho todo lo que tenía que hacer” y , además, “ahora les toca a otros resolver el problema”. Muerto. Un líder de cualquier familia, empresa o país que dice eso está literalmente muerto. Lo malo es que sus familiares, sus trabajadores o sus compatriotas se van al hoyo con él.

Hemos empeorado la credibilidad que tenía España con Rodríguez Zapatero: Zapatero luchó hasta el último día (con mejor o peor acierto); Rajoy ya no lucha, se ha rendido y simplemente pide que su problema lo resuelva el Banco Central Europeo.

Cuarto: cuando el Banco Central Europeo acuda a la llamada de Mariano Rajoy, se producirá la intervención de la economía española. “Si usted no sabe resolver sólo sus problemas o no puede hacerlo, nosotros le ayudamos, pero deje el mando económico del país, que ya diremos nosotros lo que tiene que hacer”. Luego, usted señor Rajoy, puede definir la operación como rescate, como préstamo, como intervención, como operación solidaria o como usted quiera, pero lo importante es que el presidente del gobierno de España ya no mandará en la economía de España. Así de claro.

No voy de patriota de comedia, pero siento de verdad que la incapacidad de nuestro actual presidente del gobierno, Mariano Rajoy, nos esté llevando a zancadas hacia la intervención exterior de nuestro país. Es decir, a la suspensión de pagos y al control internacional de nuestra economía.

No leas más sobre la prima de riesgo: entérate cuál es el coste de los bonos a diez años; si sigue subiendo del 7%, Rajoy va a dejar de mandar en la economía española dentro de pocas semanas. ¡Qué pena tener un gobernante tan timorato!

Luis Sonlana es militante del PSOE. (Artículo publicado en ELPLURAL.COM)
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
Con viento sur / Víctor Gijón
En el PP de Cantabria los dos bandos irreconciliables, el que lidera Ignacio Diego y el que capitanea el alcalde Íñigo...
Se dice se cuenta
El marido de Teresa Romero anuncia acciones judiciales
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
La derecha cántabra ha tenido a lo largo de la reciente historia una gran capacidad para mimetizarse con el ‘paisaje’ político de cada momento. Yendo a lo más lejano...
Editorial
El economista José Carlos Díez, en un artículo publicado en El País, señala que cuando Rajoy hable de 'raíces vigorosas' ignora la realidad al igual que hizo Zapatero en 2008. Solo que ahora la...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Resumen Zaragoza-Racing
Galería de imágenes

Rodríguez Argüeso y Cabrero antes del pleno

Leticia Díaz y Esther Merino antes del debate

Leticia Díaz y Calderón antes del Pleno

Alodia Blanco interviene en el Pleno

Diego en su escaño

Francisco Fernández Mañanes interviene en el Pleno

Julio Bartolomé interviene en el Pleno

Escaños del Grupo Popular

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Vista general del hemiciclo durante el debate

Eva Bartolomé interviene en el Pleno

Carlos Bedia interviene en el Pleno

Vídeo del día
Impactante vídeo de Intermón