Recibir boletín electrónico
RSS
Amnistía sin control
Como en otros ámbitos de su gestión económica, el Gobierno está empeorando la tramitación de lo que define como “regularización fiscal” y que en realidad es una amnistía fiscal para las rentas ocultas al 31 de diciembre de 2010. Si ya era discutible permitir, por decreto ley, blanquear rentas a cambio de un modesto gravamen del 10%, más discutible y peligroso para los intereses de la Hacienda pública es que se permita lavar dinero en efectivo. Bastará con que los defraudadores aseguren que ese dinero es anterior a 2010 para que la regularización quede aceptada. Hacienda abre un camino amplio y despejado para que el dinero negro, el anterior al 31 de diciembre de 2010 y el posterior a esa fecha, tribute al 10% y constituya un agravio comparativo sin precedentes para empresas y particulares que han pagado escrupulosamente las tasas e impuestos ordenados por la ley.

El decreto ley y la orden ministerial tendrían que ser examinados por el Tribunal Constitucional y las autoridades europeas para determinar si son coherentes con el respeto a la legislación y a la jurisprudencia. Es verdad que en un momento de graves urgencias recaudatorias cualquier Gobierno tiene la tentación de regularizar la economía sumergida para parchear las cuentas públicas. Pero la condición que permite justificar dicha regularización o amnistía es que se controlen estrictamente los capitales blanqueados, de forma que el perdón quede en todo caso restringido a los ejercicios fiscales vencidos y las bases imponibles afloradas se incorporen a las rentas controladas por Hacienda. Abrir la puerta al dinero en metálico rompe esa condición y concede a los defraudadores una confianza incompatible con los principios de la tributación democrática.

La envoltura formal de la regularización o amnistía deja también mucho que desear. No es de recibo amnistiar dinero negro en efectivo a través de una orden ministerial, porque puede plantear casos de fricción legal con la Ley General Tributaria. Es pertinente preguntarse, con algunos hacendistas, qué sucederá con las rentas afloradas por la norma en caso de que sea declarada inconstitucional. Sin entrar en juicios de intenciones, parece evidente que el Gobierno ha reflexionado poco sobre los efectos fiscales y legales de la amnistía que propone. Ha respondido a un único impulso, el de cuadrar las cuentas públicas con una proyección de ingresos por vía regularizadora de 2.500 millones.

Ese es otro aspecto discutible. No hay razones ni precedentes para suponer que la amnistía de rentas vaya a conseguir el objetivo recaudatorio fijado; el defraudador que se sienta seguro no cambiará renta a gravamen cero por otra a gravamen 10%. Pero en el caso del dinero en metálico sí hay incentivos al afloramiento: apenas deja rastro y se concede graciosamente la posibilidad de blanquear dinero anterior a 2010 o del mes pasado. La amnistía de dinero metálico es tan reprensible como la de rentas, pero quizá sea más eficaz.

Editorial de El País
Con viento sur / Víctor Gijón
Dicen los clásicos que la justicia es ciega, lo que no significa, como algunos creen, que cierre los ojos ante según...
Se dice se cuenta
PP: Campaña anti PSOE
Y la respuesta de las JJ SS de Valencia
Con firma / Víctor Gijón
VG
¿Creen ustedes en las casualidades? Yo no. Por ello me parece enormemente significativo, al tiempo que revelador, que los medios de la derecha y algunos sedicentemente de...
Top Formacion
Editorial
PSOE e IU deben apuntalar el pacto de Gobierno en Andalucía y acabar la legislatura. Tienen la gran responsabilidad de demostrar que las fuerzas de izquierda pueden entenderse y aplicar políticas...
El tiempo
Aquí TV
Vuelve 'Heraldo de Madrid', 75 años después de su cierre por los falangistas
Galería de imágenes

Trabajadores del Hospital de Laredo en la tribuna

Cristina Mazas departe con Albalá

Rodríguez Argüeso departe con el diputado Calderón

Cristina Mazas y Juan Guimerans

Escaños del Grupo Socialista

Eva Bartolomé interviene en el Pleno

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Luis Carlos Albalá interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Eduardo Van den Eynde interviene en el Pleno

Alodia Blanco interviene en el Pleno

Eva Díaz Tezanos en su escaño

Trabajadores del Hospital de Laredo en la tribuna

Cristina Mazas departe con Albalá

Rodríguez Argüeso departe con el diputado Calderón

Cristina Mazas y Juan Guimerans

Escaños del Grupo Socialista

Eva Bartolomé interviene en el Pleno

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Luis Carlos Albalá interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Lola Gorostiaga interviene en el Pleno

Eduardo Van den Eynde interviene en el Pleno

Alodia Blanco interviene en el Pleno

Eva Díaz Tezanos en su escaño

Vídeo del día
1.001 películas que debes ver antes de morir