Recibir boletín electrónico
RSS
Diego, el espejo de la madrastra de Blancanieves y De la Serna
El alcalde de Santander es, sin duda, el político que conozco, y he conocido muchos, que mejor torea de salón. Así que es prácticamente imposible que salga corneado, por lo que puede permitirse el lujo de mostrarse pinturero en el estilo y gallardo en el porte. A que salga indemne de corridas con tan escaso peligro contribuye una oposición que sigue empeñada en perderse en los detalles y unos medios de comunicación que entre cruasán y magdalena no es capaz de preguntar por lo que realmente importa a los santanderinos. Al alcalde las únicas volteretas se las ha propinado gente de su propia ‘cuadrilla’. Y es que el presidente Diego no lleva precisamente bien que cada día, al mirarse en el espejo como la madrastra de Blancanieves y preguntar quién es más líder de la derecha en Cantabria que él, la respuesta, invariablemente, siempre sea la misma: Íñigo de la Serna.

El alcalde de Santander tiene problemas coyunturales y otros que son de fondo. Entre los primeros acaba de encontrarse con el del Hotel Sardinero, que no abrirá sus puertas si los técnicos no dan su visto bueno. Eso es lo que afirma el alcalde, pero ¿es que hay otra forma de abrir? Lo que no explica De la Serna es cómo es posible que, a falta de un mes del inicio de la campaña veraniega, con el hotel terminado y en condiciones de ampliar las plazas hoteleras de calidad en la capital de Cantabria, se descubra que se ha incumplido la legalidad en el desarrollo del proyecto que se presentó para obtener la licencia de obra. Pase que los ‘ojeadores’ urbanísticos municipales no hayan visto que el garaje pasaba a ser salón de convenciones, pero ¿y el exceso de volumen en el piso superior de la fachada principal? Alguien ha estado mirando al suelo, o mejor dicho a la rotonda que, por cierto, no paga el Ayuntamiento sino el empresario hotelero, y no ha tenido tiempo de mirar al cielo. Y no precisamente por ver si amenazaba lluvia.

La incapacidad de los responsables del urbanismo santanderino para ver lo que tienen delante de sus ojos nos costó el 8 de diciembre de 2007 perder a tres conciudadanos en el derrumbe del numero 14 de la Cuesta del Hospital. A menos de 100 metros de la Casona Municipal lo que era una licencia de obra menor se convirtió en obra mayor, sin que la ‘policía urbanística’ se enterara. Mejor dicho, se enteró, acudió, levantó acta de la ilegalidad pero no paralizó las obras y el edificio en restauración se vino abajo, arrastrando al contiguo y causando tres víctimas mortales. Dado que de aquel luctuoso accidente no se derivó responsabilidad política alguna no resulta extraña que cinco años después sigamos sin tomar medidas para se cumpla la legalidad urbanística.

Cierto que no siempre se es tan laxo. El único elemento que por el momento ha sido capaz de activar la capacidad inspectora del urbanismo santanderino ha sido la política. O más concretamente la pugna política. Fue el caso de la Casa de Piedra, en el Paseo Perwda, elegida como sede de la Agencia Tributaria de Cantabria, que vio retrasado su traslado varios meses, por la obligación de derribar la última planta construida, cuando el edificio estaba ya acabado. No voy a recordar otros hechos del pasado, con sentencias de derribo firmes todavía no ejecutadas ante la indiferencia municipal. La máxima de prevenir antes de curar, que rige en la medicina moderna, debería aplicarse también al urbanismo. Un revisión del Hotel Sardinero, cuando se vieron los primeros signos externos de una interpretación por libre del proyecto presentado habría sido menos costoso para todos. En dinero, tiempo y efectos colaterales.

No entraré en otras posibles razones que hayan podido influir en la ‘ceguera’ urbanística municipal, aunque rumores hay para todos los gustos. En mi modesta opinión, y salvo que estemos ante un gravísimo delito urbanístico con daños a terceros, que no me parece sea el caso, habría que buscar una fórmula amistosa y negociada para solucionar el asunto. Una multa, de las que tienen efecto disuasorio para futuros infractores, le vendría bien a las arcas municipales y por partida doble. Por el ingreso de la sanción y porque el hotel podría llevar a cabo con normalidad su actividad, lo que es bueno para la economía local.

Claro que el Ayuntamiento debería dar ejemplo y abrirse un expediente a si mismo por posible infracción urbanística por la obra en el Gran Casino de El Sardinero. El Grupo Socialista ha pedido información sobre la legalidad de una parte de las obra de rehabilitación, el ascensor y el cubo de cristal en la puerta de un edifico especialmente protegido. Si ha habido infracción el ayuntamiento debería dar ejemplo, imponiéndose a si mismo la correspondiente sanción, aunque suene raro, pero sería un ejemplo, además de justo. Lo de derribar la obra realizada no cree que sea una opción.

Pero además del urbanismo, o de la falta de vigilancia urbanística, hay otros asunto que preocupan con respecto al futuro de la ciudad. El principal de todos es lo que parece ser una actitud de allanamiento, de aceptación de la derrota, por parte del alcalde ante el agravio permanente que la ciudad recibe por parte del Gobierno regional del PP. No sé si el alcalde De la Serna considera que su silencio, todo de vez en cuando con algún pellizco de monja, está pagado con la condonación de la deuda de basuras. Cierto que no es moco de pavo -¿cuado nos devuelve el dinero que nos han cobrado por las basuras, que no se pagó y que ahora no pagará Santander porque se lo perdona el Gobierno regional?-, pero a mi parece poca compensación por los esfuerzos que el alcalde ha hecho para dar un definitivo empujón a la declinante -al menos hasta el 22 de mayo de 2011- trayectoria política de Diego.

Se lo recordó hace poco de forma elegante el alcalde, pero yo no tengo por que ser tan cuidadoso en las formas. Si Diego es hoy presidente de Cantabria se lo debe a la apabullante victoria del PP en Santander. También, por supuesto, al rotundo fracaso electoral de socialistas y regionalistas en la capital de Cantabria. Diego es presidente gracias a Santander y gracias, sobre todo, al alcalde De la Serna. Por eso quiere quitárselo de en medio. Así como suena. No solo lo ha apartado en el partido, sino que quiere verlo fuera de la alcaldía.

El problema es que la guerra en la famita popular la están pagando, la estamos pagando, los santanderinos, sin que, además, la oposición municipal acierte a poner pie en pared argumental, para poner al descubierto el maltrato que la capital de Cantabria sufre a manos del Gobierno. Ni capitalidad, ni desarrollo de los proyectos de Frente Marítimo, ni reunificación del espacio ferroviario, ni Plan General, ni nada de nada … Algunos de los proyectos varados pueden ser discutidos por la oposición, por no haberlos apoyado ni antes ni ahora, pero otros son propios, como abrir Santander al mar, centro Botín incluido, o la reunificación de las Estaciones. En estos dos temas, y hay otros como el de La Remonta, pero centrémonos en lo más llamativo, hecho a faltar un frente común municipal contra el Gobierno regional.

No se trata de dar aire De la Serna sino de hacer justicia a los santanderinos. Por cierto, y para que los partidarios de la oposición por la oposición que, seguro, se apresurarán a crucificarme, apoyar las grande obras pendientes en la capital de Cantabria a los que beneficia, principalmente, es a los parados. Y esa debe ser, tiene que ser, la principal preocupación de los políticos. Sobre manera si, además, se reclaman de izquierdas.
Con viento sur / Víctor Gijón
El Gobierno de Cantabria se lava la manos y da vía libre a la liberalización de horarios comerciales en Santander...
más información
Se dice se cuenta
Goodbye, Robin Williams
Con firma / Víctor Gijón
VG
Podemos pasarnos toda la legislatura -de hecho es lo que venimos haciendo- debatiendo si son galgos o podencos, si el desorbitado aumento de la deuda pública, que se ha doblado en...
Editorial
La creación de empleo debe ser la prioridad en la política económica de la UE. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, reflexina sobre el momento actual de Europa y propone a Rajoy que...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Diego en Sierrallana: Regresa el 'pisapuros'
Galería de imágenes

Protesta ante el Parlamento de afectados Renta Social Básica

Teresa Noceda y Julio Bartolomé

Diego junto a miembros del Grupo Popular

Diego y Mazas en el banco del Gobierno

Escaños del Grupo Socialista

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Rafael Pérez Tezanos interviene en el Pleno

Carlos Bedia interviene ante el Pleno

Miguel Ángel Palacio interviene en el Pleno

Escaños Grupo PRC

Javier López Marcano interviene en el Pleno

Luis Carlos Albalá interviene en el Pleno

Vídeo del día
El deshielo podría acabar con Marbella y Benidorm