Recibir boletín electrónico
RSS
El linchamiento de la verdad
Al PP no le detiene nada. Y menos que nada la verdad o los hechos. Si la primera no le conviene se cambian los hechos. Y si éstos no les avalan se inventan una verdad virtual que justifique su no aceptación de la realidad. Ayer, prudentemente, el presidente Rajoy, que largó de más el domingo -tengo para mi que sólo para justificar su viaje futbolero a Polonia-, puso punto en boca ante la catarata de desmentidos, correcciones y coscorrones que le llegaban desde las instituciones y los medios de comunicación de toda Europa. Mientras tanto, el imprudente presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ponía en ‘venta’ la isla más grandes de Cantabria, la de Pedrosa, sin pararse a pensar que para hacer lo que dice que quiere hacer necesitaría cargarse varias leyes nacionales y regionales. Lo de echar a toxicómanos y menores conflictivos es los de menos; ya tiene experiencia con los ancianos de La Pereda.

Empezando por el final, es decir por los inverseñuelos de Diego, ayer tocaba resumen. Desde hace varios meses el presidente de Cantabria anda presentando un sin fin de proyectos virtuales con una caracterírtica en común: para llegar a buen fin necesitan de la inversión privada. Y no cuatro euros, sino cientos de millones de euros. Pero lo que resultaría problemático en tiempos normales, al plantear casi todas las inversiones en un sector, el turístico, y hacerlo con planteamientos para Cantabria propios del Benidorm de los años sesenta, en la actual coyuntura son lisa y llanamente imposibles. No se si el presidente Diego lee la prensa, escucha la radio y ve la televisión. Y si lo hace si entiende lo que dicen. Porque tras un repaso somero a los titulares de los últimos meses, por no remontarnos más atrás, pensar que en este país hay empresarios y empresas con dinero fresco para invertir centenares de millones en teleféricos, hoteles, campos de golf y parques temáticos es creer que los burros vuelan. Las empresas que están en condiciones de invertir buscan futuro y no los sectores de la economía que se caen de maduros. Pero Diego cree haber descubierto el Mediterráneo, nunca mejor dicho. El problema es que, a diferencia de Marina D’Or y otros proyecto megalómanos de construcción, turismo y ocio, ya no hay cajas de ahorro a las que esquilmar.

Y sin inversión, ni inversores, el humo de los proyecto de Diego puede indicarnos donde está el fuego de la pira en la que se quema un presidente que se ha cargado proyectos con fututo para inventarse un monopoly gigante con el mapa de Cantabria como fondo. En lugar de molinos eólicos pone teleféricos y en vez de Colegios del Mundo, residencias y hoteles al lado de los osos o al fondo de la Bahía de Santander. El ‘InverPresidente’ se queja de que algunos pongan pegas al teleférico del Mirador del Pas, que quieren coloca para subir a Castro Valnera, cuando no protestaron por los planes para instalar un parque eólico. A lo mejor es porque el sentido común dice que es más fácil que las empresas eólicas hagan sus inversiones que haya un empresario turísticos con 12 millones de euros disponibles para llevar a cabo una obra que durará dos años y cuya rentabilidad no está asegurada.

En cuando a la residencia para estudiantes y profesores de Comillas, la otra gran novedad de ayer, es, ya lo adelantamos en este confidencial hace meses, la confirmación de la privatización de parte de Ia Universidad Pontifica porque no puede venderla entera. Para sustituir a Colegios del Mundo Unido, un hotel, que llama residencia, pensando para quienes difícilmente llegarán a la villa cántabra si se siguen recortando los compromisos del Estado con el Proyecto Comillas. De entrada el convenio firmado, que obligaba al Gobierno de España, ha sido incumplido. De los 3 millones de euros que debía aportar este año, el Ejecutivo nacional del PP sólo ha enviado 500.000.

El último inventoCantabria del InverPresidente es poner a la venta la Isla de Pedrosa. No sería un mal negocio si los tiempos fueran otros. El lugar es excepcionalmente bello, situado al fondo de la bahía santanderina, y con una playa artificial se podría convertir en un hotel no de cinco sino de 20 estrellas, puestos a exagerar. Desalojar a su actuales ocupantes: toxicómanos, menores conflictivos y trabajadores de la Fundación Cántabra para la Salud y el Bienestar Social, es asunto menor. Si los 80 ancianos de la Pereda no han sido problema, menos lo serán los ‘marginados’ de Pedrosa. Por cierto que, aunque no lo citara Diego en el inventario-resumen, el proyecto para el antiguo lazareto y hospital de enfermedades óseas y tuberculosas nos confirma la sospecha sobre las intenciones que Diego alberga para el edificio y solar de la Residencia de la Pereda. Privatizar todo lo público que se pueda, ya sean servicios o solares, es el objetivo. En Santander el solas de la Residencia Pereda es muy goloso, tanto como el de Puertochico donde iba a ubicarse el nonato Moneo, pero la Isla de Pedrosa no le va a al zaga.

Pero que Diego proponga no quiere decir que pueda disponer; que no depende de leyes regionales y estatales que, por mucho que al PP no le arredre cambiarlas siempre que puede, están de momento vigentes. En el caso de La Pereda y los solares de Puertochico Diego está a expensas de lo que diga Íñigo de la Serna. Ya no hay tiempo para cambiar el Plan General desde el Gobierno regional y modificar la calificación del suelo de ambas fincas. A ello sólo se podrá llegar mediante planes parciales que modifiquen el Plan General. Se puede hacer, ¡claro que se puede hacer!, pero la iniciativa tiene que partir del Ayuntamiento de Santander. ¿Estaría dispuesto De la Serna a pagar el precio político de recalificar el solar de la residencia de ancianos de la Pereda para hotel de lujo y ofrecerle ese triunfo en bandeja a Diego?

En la isla de Pedrosa la situación es más complicada, al estar, al parecer, afectada tanto por el POL como por la Ley de Costas. Construir un hotel en la zona necesitaría de modificaciones en la ley regional (Plan de Ordenación del Litoral) como en la Ley del Estado (la de Costas). Y eso con carácter previo a cualquier otra cuestión. ¿Está en condiciones el presidente Diego de garantizar a los inversores posibles que no tendrán en Pedrosa un Algarrobico 2?

Claro que, a lo mejor, tampoco es necesarios ser tan puntilloso y entrar en detalles sobre el humo. No lo hace, al menos, el InverPresidente, cuyo nivel de generalización sobre los proyectos presentados, de los que poco más explica que el dinero a invertir y la ubicación -no siempre-, además de mostrar algún video o infografía. En todo caso la escasa información facilitada plantea algunas preguntas que de momento no tienen respuesta. Por ejemplo, si un hotel de lujo en Pedrosa vale 15 millones de euros y dos hoteles en Cabárceno 20, ¿cómo es posible que la residencia para estudiantes de Comillas esté presupuestada en 30 millones? Claro que todos esos proyectos son susceptibles de sufrir variaciones e incluso desapariciones. Ayer en el resumen de los proyectos de ‘InverCantabria’ que hizo el InverPresidente pasó a un segundo plano la Universidad privada que iba a ubicarse en el PCTCAN, con una inversión de 14 millones, y que fue el punto principal del Eje de Educación y Ciencia.

Pero no seamos tan estrictos. No se puede pedir rigor en la cifras a Diego, en definitiva un líder político de provincias, cuando los líderes nacionales, incluido ministros de Economía y presidente de la Nación, pasan de 4.000 a 9.000 y de 9.000 a 23.000 millones a la hora de establecer cuáles son las necesidades de reflotación de Bankia. Es únicamente un ejemplo, pero muy significativo, de la alegría con la que nuestro algunos dirigentes políticos manejan millones de euros que, además, no tienen. A sacar a Bankia del agujero donde la han metido las interferencias del PP de Madrid y Valencia van dirigidos parte de los 100.000 millones que Bruselas ha puesto a disposición del Reino de España. Préstamo, línea de crédito, rescate…, llámenlo como quieran, pero, al final, es dinero que habrá que devolver y con intereses. Puedo entender que se justifique la necesidad de recurrir a esa estratosférica financiación extraordinaria como mal menor, para evitar que España sea intervenida oficialmente -ya lo estamos, pero por la vía de los hechos, sin confirmación oficial y pública-. Pero resulta inaudito que el Gobierno, con su presidente al frente, pretenda presentar la debilidad de nuestro sistema financiero, con origen, además, en bancos y cajas en su mayoría controladas -y expoliadas- por su partido, como si fuera la gran gestión, el gran logro de un gran político.

En el verano de 2010 el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, conjuró la amenaza de Bruselas de intervenir España dando la vuelta a sus política económica como si fuera un calcetín. A cambio de que España no siguiera el camino de Grecia, Irlanda y Portugal los españoles comenzamos a pagar la penitencia que nos impusieron Merkel, Sarkozy y los conservadores atrincherados en las insntituciones de Bruselas. Zapatero pagaría un alto precio -más su partido, el PSOE, que él- en las elecciones primero autonómicas y municipales de mayo y, finalmente, en las legislativas de noviembre de 2011. Quien no sólo no pagó precio alguno, sino que se sumó entusiástico al coro del desastre, para ayudar, incluso, a hacerlo mayor y desde el caos llegar al poder, fue el PP. El mismo partido que ahora, ya colocado en el Gobierno, pide responsabilidad para hacer frente a su irresponsabilidad de hacer creer a los españoles que sólo con la confianza -y la amistad con Merkel que Rajoy afirmaba tener- España estaba salvada.

No se si creían lo que decían y por eso andan ahora como pollos descabezado, agravando aún más los ya gravísimos problemas de la economía española. O, lo que es más probable, contaban con que la situación no podía ir a peor y que gracias a Alemania y Francia, todavía gobernada por la derecha, podrían sortear todos los obstáculos. Pero en el vecino país ya no está Sarkozy, sino Hollande, un socialista que no cree que de la crisis se salga sólo con austeridad y recortes, y en Alemania Merkel ha visto las orejas al lobo y solo piensa en su reelección como para prestar atención a la cuitas de Rajoy que, además, no hay día que pase que no meta la pata. Y es que hay situaciones que pueden empeorar y empeoran. Si ayer España estaba al borde de la intervención y si hoy, probablemente, seguimos igual, asomados al precipicio o ya en caída libre, según las interpretaciones, no es sólo porque la agencias de calificación nos sitúen a nivel de país basura, ni por la incertidumbre de Grecia, que también, sino sobre todo por la actuación chulesca, sobrada, indocta y mentirosa del presidente Rajoy el pasado domingo.

Desde Bruselas, desde Alemania, Francia, Italia, Reino Unido…, hay unanimidad a la hora de resaltar la incompetencia del presidente español, su fatuidad al analizar el rescate bancario y su incapacidad para tranquilizar a los mercados. Pero en lugar de rectificar, corregir errores, e intentar que España no siga despeñándose económicamente, el PP ha buscado chivos expiatorios, El último ha sido el comisario Almunia, condenado a la hoguera, insultado ye invitado dimitir, por haber dicho los mismo que dice Bruselas o, por ejemplo, el presidente del BBVA, Francisco González, nada sospechoso, precisamente, de simpatías socialistas y reconocido amigo personal de Aznar. Por cierto que, ¿dónde estaba el PP cuando el ex presidente se paseó por medio mundo sembrado dudas sobre España cuando gobernaba Zapatero? Estonces era libertad de expresión. Pues, permítanme que les diga, que lo del PP con Almunia libertada de linchamiento de la verdad.
Con viento sur / Víctor Gijón
Con las modificaciones que el Gobierno de Zapatero introdujo en las normas electorales, impidiendo, por ejemplo, que...
Se dice se cuenta
Paco Fernández explica la derrota
Con firma / Víctor Gijón
VG
La izquierda española debe pensarse muy bien qué va a hacer en legítima defensa si el PP, como todo indica, lleva adelante su reforma-trampa, pucherazo, golpe de estado...
Editorial
El proyecto del PP para la elección de alcaldes choca con la Constitución. La acumulación de reformas en este campo es un intento de retener el poder. Es la opinión, que hoy publica El País, del...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Diego en Sierrallana: Regresa el 'pisapuros'
Galería de imágenes

La alineación inicial del Racing ante el Mirandés

Ruth Beitia hizo el saque de honor

Ataque del Racing

Remate del Racing

Ataque del Racing

El árbitro marca una falta

El Racing dispara a puerta

El Racing al ataque

Ataque del Racing

Remate del Racing

Ataque del Racing

Ataque del Racing

Aficción

Ánimos de la aficción

Ataque del Racing

Saludo a la aficción

Saludo a la aficción

La alineación inicial del Racing ante el Mirandés

Ruth Beitia hizo el saque de honor

Ataque del Racing

Remate del Racing

Ataque del Racing

El árbitro marca una falta

El Racing dispara a puerta

El Racing al ataque

Ataque del Racing

Remate del Racing

Ataque del Racing

Ataque del Racing

Aficción

Ánimos de la aficción

Ataque del Racing

Saludo a la aficción

Saludo a la aficción

Vídeo del día
El deshielo podría acabar con Marbella y Benidorm