Recibir boletín electrónico
RSS
Estúpidas explicaciones sobre torpes
¿Pero en manos de quién estamos? Toda una semana con el futuro de Valdecilla provocando encendida polémica, generando declaraciones institucionales, 'rajadas' y salidas de tono presidenciales, incluso amenazas, para terminar diciéndonos que todo fue un error. No del Gobierno de España; tampoco del de Cantabria. La culpa de todo la tiene un ‘colaborador’ del Ministerio de Sanidad, el que escribió la respuesta remitida a la socialista Puerto Gallego y que, según la explicación dada por la vicepresidenta Buruaga, es un torpe que no conocía el contenido del convenio de Valdecilla, ni su fundamentación jurídica, ni la historia que tiene detrás, ni el compromiso del presidente Mariano Rajoy. No se si reírme o llorar. Es como si una vez declarada la III Guerra Mundial, los sobrevivientes del holocausto nuclear, culpase de la ruptura de hostilidades y del fin del Mundo a la "torpeza imperdonable" de un bedel del Ministerio de la Guerra.

La consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, ha cantado la gallina y confirma lo que ya sospechábamos: que en Cantabria ye en Madrid tenemos unos Gobiernos que no saben por donde les da el aire. Que hayan necesitado toda una semana, siete días siete, para encontrar un cabeza de turco a quien endosarle el marrón, demuestra ineptitud, ineficacia e incapacidad manifiesta para que dos gobiernos, que además son del mismo partido, tengan un mínimo nivel de comunicación. Me temo que además de inepto, ineficaz e incapaz el Gobierno que preside Diego también es mentirosillo.

Cualquier jefe político, un presidente que se precie, incluso si lo es no de una región sino de la más pequeña comunidad de vecinos, descuelga el teléfono y confirma que la mala noticia que acaba de recibir es cierta antes de subirse a la azotea y comenzar a dar gritos al estilo Tarzán. El presidente Diego, al parecer le da más credibilidad a una diputada socialista que a su Gobierno. Por algo será. Así que cuando la diputada al Congreso por el PSOE Puerto Gallego hizo pública la respuesta recibida del Gobierno de España, dejando claro que el compromiso del Estado con Valdecilla había finiquitado en 2007 y que no habría ni un euro más para la finalización de las obras, Diego lo dio por cierto. Y, sobre esa certeza, estructuró una respuesta política de grandes vuelos y más grandes gritos y amenazas, en un intento desesperado por salvar la cara.

Ni de rodillas, ni pidiendo. Diego exigió al Gobierno de Madrid, a Rajoy, que cumpliera sus promesas. Y se lo iba a decir en persona, por carta, por teléfono o por bulerías. Que no haya tenido tiempo en siete días de hablar con la ministra Mato, a la que lleva dos meses buscando, da que pensar. Pero ya se sabe que en Madrid se olvidan con facilidad de donde esta Cantabria, sobre todo si su máximo representante es un irrelevante político, que sólo saca pecho en casa y para impresionar a los colegas.

Pues bien, y a pesar de que Diego ocupó las primeras páginas de la prensa del régimen y abrió todos los informativos locales de radio y televisión; que incluso la noticia de su reto a su partido y a Rajoy se hizo hueco en los medios nacionales, en el Gobierno de Cantabria han necesitado siete días para llegar a la conclusión de que en el Gobierno de España las respuestas a las preguntas parlamentarios la redactan colaboradores que no tiene ni pajolera idea de los se traen entre manso. Así que el presidente Diego se puede guardar su declaración institucional, sus amenazas y sus promesas de ser más reivindicativo que nadie. Pura gaseosa. "No hay ningún motivo para dudar del compromiso de financiación íntegra del Plan Director de Valdecilla, y por sí lo hubiera, aquí está el Gobierno de Cantabria", ha declarado Buruaga. Pues ya solo falta que otro colaborador del Ministerio de Sanidad, mejor de la mismísima Moncloa, debidamente informado, que no sea torpe sino más que listo, lo ponga por escrito y lo remita por carta, fax o e-mail al Gobierno de Cantabria para que conste en acta. Porque, permítanme, que de las declaraciones de Buruaga no me fíe.

A la consejera de Sanidad le bailan las cifras con demasiada frecuencia. O no sabe de que hablo o lo sabe tan bien, que por esos nos cuenta mentiras sobre mentiras. Dos declaraciones reciente con guarismos ilustran la anterior afirmación. Afirma la consejera que para las obras de Valdecilla cuenta con 40 millones de euros. Es cierto que no dice de donde salen, solo que 5 de ellos provienen del Estado, están en los presupuestos, es dinero de Cantabria, del Fondo de Compensación, es decir que nos pagan con nuestro dinero, ¡que esfuerzo!. Pero ¿y los otros 35? En el presupuesto de Cantabria, aquel aprobado a finales de diciembre y al que ya han presentado dos enmiendas a la totalidad, figuraban 40 millones, pero en el Plan de Reequilibrio financiero, que nos aprobó el Ministerio de Hacienda hace dos semanas, se recortan 237 millones del Presupuesto, de los que 40 corresponden a Valdecilla. ¿Ha engañado el Gobierno de Cantabria al Ministerio de Hacienda o está engañando la consejera a los cántabros?

Posiblemente Buruaga no mienta adrede y sea únicamente un problema de contar con los dedos. La consejera dijo días atrás que el recorte en Sanidad impuesto por Madrid no lo notarían los cántabros, lo cual sólo sería posible si la diferencia entre lo que teníamos que recibir para financiar nuestra sanidad y lo recibiremos lo cubre Buruaga de su bolsillo. Y ayer declaró a la SER que las obras de adecuación de la residencia de mayores de La Pereda, que fueron acometidas por el anterior Gobierno para adaptar el edificio a sus nuevas necesidades y obligaciones, supuso gastar entre 10 y 15 millones de euros. Pero tamaña horquilla de gasto, cinco millones, es más, mucho más, de los casi 4 que está certificado que se invirtieron en la Pereda por parte del anterior Gobierno. Demasiada holgura contable para justificar lo injustificable.

En los tiempos que corren a los políticos se les pueden pedir muchas cosas que a lo mejor no están en condiciones de dar. Por ejemplo la dosis necesaria de inteligencia para no empeorar las cosas si es que nos saben como mejorarlas. Pero de ahí a que se instalen en la mentita permanente para escurrir el bulto hay un gran diferencia. El Gobierno de Cantabria ha encontrado en la mentira permanente una forma cómoda y nada arriesgada de gobernar. La culpa de todos lo que pasa la tienen otros y si en algún momento tienen una noticia positiva que dar, su caché habrá crecido excepcionalmente ante la acumulación previa de malas nuevas. Un año después de llegar al Gobierno el PP ha logrado, el solito, sin ayuda de nadie, hacer que Cantabria pase del tercer puesto por arriba de las 17 Comunidades Autónomas en relación con los principales indicadores macro y micro económicos, empezando por el paro, mucho menor que en la media nacional, a la tercera por la cola. Ese Gobierno ha producido parados a una velocidad vertiginosa, tres veces más rápidamente que en el resto del país. Son parados, por ejemplo, que lo están porque las obras de Valdecilla, por primera vez desde 2002, están paralizadas. Pero no se adelanten y echen la culpa a este Gobierno, que, Buruaga dixit, es por no se que problema de las empresas constructoras. Y el Gobierno de notario, dando fé del problema y mirando para otro lado en lugar de solucionarlo.
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
Con viento sur / Víctor Gijón
El declive, la sensación de desgobierno, mezcla de dejadez, oportunismo e incompetencia, que emana de Caja Cantabria...
Se dice se cuenta
Presentación refuerzos del Racing
Con firma / Víctor Gijón
VG
El PP confunde (intencionadamente) la velocidad con el tocino. Un Ayuntamiento no es más democrático porque gobierne la lista más votada. Lo sería si el alcalde se eligiera en...
Editorial
El nuevo prelado de Madrid, Carlos Osoro, desvela que gana 1.010 euros al mes. El Papa Francisco y Osoro tienen un perfil muy similar. Ambos coinciden en la manera de entender el papel de la Iglesia...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Diego en Sierrallana: Regresa el 'pisapuros'
Galería de imágenes

Protesta ante el Parlamento de afectados Renta Social Básica

Teresa Noceda y Julio Bartolomé

Diego junto a miembros del Grupo Popular

Diego y Mazas en el banco del Gobierno

Escaños del Grupo Socialista

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Rafael Pérez Tezanos interviene en el Pleno

Carlos Bedia interviene ante el Pleno

Miguel Ángel Palacio interviene en el Pleno

Escaños Grupo PRC

Javier López Marcano interviene en el Pleno

Luis Carlos Albalá interviene en el Pleno

Vídeo del día
El deshielo podría acabar con Marbella y Benidorm