Recibir boletín electrónico
RSS
Preguntas de quien no sabe nada de economía
Como no soy economista, ni tuve la ocasión de estar dos tardes con Jordi Sevilla, asistir a las clases magistrales de Montoro o leer la autobiografía apócrifa de De Guindos, donde cuenta como pasar de directivo de un banco quebrado a superjefe de la economía de un país al que quebrar, digo que, como ni soy ni he hecho nada de eso, puedo permitirme el lujo de repetir algunos de los tópicos y lugares comunes que el ciudadano de a pie comenta. La pregunta del millón que se hace, que nos hacemos todos, es en que momento dejarán los gobiernos, ya sea el de Cantabria o el de España, de fabricar parados, porque es inevitable si queremos salvar la deuda, el déficit y el sistema financiero, y si cuando el sistema financiero, el déficit y la deuda estén a salvo se va a crear empleo o sólo se dejará de destruir.

Repaso las declaraciones de los dirigentes políticos regionales y nacionales en busca de una referencia a medidas concretas para crear empleo a corto y medio plazo. No la hay. Promesas muchas. Condicionadas, eso sí, a solucionar el problema de la deuda, del déficit y, desde hace unos semanas, cuando estalló el ‘caso Bankia’, también vinculada a la resolución de la crisis del sistema financiero. Cuando se solucionen los problemas citados, y tampoco hay muchas pistas de cómo salvo la exigencia de seguir apretándonos el cinturón porque estábamos viviendo por encima de nuestras posibilidades -¿quiénes?-, el empleo se creara solo. El argumento suena muy parecido al de la confianza, bálsamo de Fierabrás que Rajoy nos vendió como infalible para acabar con la crisis. Si confiábamos en él, él acabaría con los problemas de España. Y confiamos o confiaron y ahí tenemos la consecuencia: España está hoy peor que ayer, pero, no griten SOS que todavía no hemos tocado fondo.

Desde el verano de 2010, cuando la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional pusieron contra las cuerdas a Zapatero y le dieron a escoger entre intervenir España o el suicidio político (y del presidente español eligió lo segundo) a día de hoy, ninguna instancia europea ha explicado la relación causal existente entre recortes y creación de empleo. Me refiero no a declaraciones de macroeconomía sino a palnteamientos concretos. Se nos dijo, y se nos dice, que España no puede gastar más de lo que ingresa. Lógico. Habrá, por tanto que ajustar ingresos y gastos. Ver si podemos ingresar más y gastar menos. De momento todas las medidas de los Gobiernos del PP, en Cantabria y en España, van dirigidas al segundo capitulo, gastar menos, con el daño colateral perverso de generar más gastos (pagar más desempleados) y reducir los ingresos (por la caída del consumo).

Y de aumentar los ingresos ¿qué? Salvo los impuestos que afectan de forma general, los indirectos, que afectan también a la reducción del consumo, a los directos ni tocarlos. Ni impuesto a los ricos, ni impuestos de sucesiones a la grandes fortunas, ni persecución del fraude fiscal. En su lugar una amnistía que es una invitación a defraudar a todo aquel que pueda hacerlo, que no son, precisamente, los que tienen una nómina. La receta que nos acaba de dar el Fondo Monetario Internacional -y desde el pasado sábado, tras el rescate, lo que dice el FMI, el BCE o la UE no son opiniones sino órdenes, porque o hacemos lo que dicen o no tocaremos los 100.000 millones para reflotar la banca- pasa por más impuestos indirectos: principalmente subir el IVA. No digo que no haya que hacerlo, pero la medida debería acompañarse de la implementación de otras figuras impositivas para que los que más tienen aporten más: tasa Tobin a las transacciones financieras, impuestos especiales a las grandes fortunas …

En lo que apoyo al 100% al FMI es en exigir al Gobierno de Rajoy que elimine el gasto de dos de sus ocurrencias -claro que no son casuales, forman parte de los guiños que el PP hace a una parte de su electorado, minoritario, pero muy influyente-, como la desgravación por la compra de viviendas y los beneficios fiscales a las empresas. Parce imposible que padeciendo como estamos padeciendo el efecto de la burbuja inmobiliaria el PP todavía tenga ganas de volver a hinchar el globo. No es sólo que no hayan aprendido nada, es que siguen creyendo que tenían razón cuando liberalizaron todo el suelo de España y promovieron la cultura del pelotazo urbanístico, dando la oportunidad a muchos alcaldes y algunos presidentes autonómicos, mayoritariamente de su cuerda política pero también de otras, de convertirse en delincuentes o cómplices de delincuentes. Lo de estimular fiscalmente a la empresas, medida que beneficia fundamentalmente a las grandes corporaciones, era una vieja aspiración de la cúpula patronal a la que se paga los servicios prestados para desalojar del Gobierno al PSOE.

Pero a lo que íbamos. ¿En que documento del FMI, BCE o UE se habla de las medidas para crear empleo? No promesas, no proyecciones a medio y largo plaza. En la letra pequeña de los acuerdos no figura referencia alguna a cómo parar la sangría del paro. O, mejor dicho, no aparecía. La llegada a la presidencia de Francia del socialista François Hollande ha colocado el crecimiento económico para generar empleo al mismo nivel que el objetivo de la austeridad. Son, deben ser, compatibles. El debate está servido y el frente Hollande-Monti, con el presidente tecnócrata italiano aliándose, en función de los intereses de su país y no por afinidades ideológicas, con el socialista francés, ya hace frente a Ángela Merkel, talibán de la austeridad y el recorte por el recorte (salvo en Alemania, por supuesto) .

El presidente de España, que por interés nacional debería haberse situado desde el principio del lado de Hollande y de Monti, que es también el de Barck Obama, se comporta a la gallega. A nadie dice que no, con todos dice que está, pero la realidad es que sigue pidiendo permiso a Alemania hasta para ir al baño. Y así nos va. Con la tasa de paro más alta de los países de la zona euro seguimos haciendo lo que Merkel dice: recortar y recortar y recortar gasto, incluido el social, y de paso introducir reformas en el mercado laboral que no solo no incentivan el empleo, sino que supone una vuelta a las relaciones empresa-trabajador vigentes a finales del siglo XIX. Las prisas para lograr soluciones para el problema de Bankia contrasta con la lentitud en plantear fórmulas para crear empleo. Por cierto que cuando se generaliza y se habla de crisis del sistema financiero español no se está diciendo toda la verdad. El problema se circunscribe a Bankia y algunas cajas de ahorro y bancos expoliados por dirigente locales y regionales del PP. El resto del sistema bancario española podía haber hecho frente la situación por sus propios medios, sin tener que recurrir a la intervención blanda de España vía rescate bancario.

Los gobiernos del PP, tanto en España como en Cantabria, no contentos con no hacer nada para crear empleo adoptan, además, medias que van en la dirección contraria. Los recortes en I+D+i y la decisión del Ministerio de Industria de entorpecer el desarrollo de las energías renovables está provocando la perdida de cientos de miles de puestos de trabajo y reduciendo nuestra capacidad para ‘inventar’ el futuro. Claro que siempre nos quedará la emigración -¡vente a Alemania Pepe!- o acabar de camareros. Es el futuro, por ejemplo, que nos ofrece el presidente Diego con su programa InverCantabria, en un 90% compuesto por proyectos vinculados al turismo. Pues bien, incluso dando por bueno si así fuera -mejor camarero que parado-, es que, a día de hoy, no existe ni la más mínima posibilidad de que las ensoñaciones propagandísticas del presiente regional, los hoteles por partida doble o triple, los teleféricos de dos en dos, los parques temáticos por tierra, mar y aire y campos de golf más numerosos que las setas, se vean hechas realidad ni a corto ni a medio ni a largo plazo. Tempo al tiempo.
Con viento sur / Víctor Gijón
Hay decisiones que nunca deben tomarse en caliente. Precisan de reposo y maduración para evitar que la pasión obnubile...
Se dice se cuenta
Eva Díaz Tezanos a por las elecciones
Con firma / Víctor Gijón
VG
El PP nota que mejora el estado de ánimo de los ciudadanos y lo achaca, erróneamente, a que va calando su gran campaña propagandística sobre la supuesta mejora de la economía. Ni...
Editorial
Regeneración democrática y olé, ¡qué bonito suena este invento!, don Mariano, presidente del Gobierno de España y del PP. Una iniciativa limpia, alegre y hermosa, la suya. Hay que reconocerlo. Llega...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Diego en Sierrallana: Regresa el 'pisapuros'
Galería de imágenes

Protesta ante el Parlamento de afectados Renta Social Básica

Teresa Noceda y Julio Bartolomé

Diego junto a miembros del Grupo Popular

Diego y Mazas en el banco del Gobierno

Escaños del Grupo Socialista

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Rafael Pérez Tezanos interviene en el Pleno

Carlos Bedia interviene ante el Pleno

Miguel Ángel Palacio interviene en el Pleno

Escaños Grupo PRC

Javier López Marcano interviene en el Pleno

Luis Carlos Albalá interviene en el Pleno

Vídeo del día
El deshielo podría acabar con Marbella y Benidorm