Recibir boletín electrónico
RSS
Del “algunos se van a joder” (Diego) al “¡que se jodan!” (Andrea Fabra)
Quien nos iba a decir que nuestro presidente -nuestro, mío también, mal que me pese y aunque no lo haya votado- era un pionero en el desarrollo del nuevo lenguaje político: el de la grosería y el exabrupto. Recordarán, amigos lectores, que Ignacio Diego, que acompañaba a Rajoy en su paseo electoral por Santander, fue preguntado por una ciudadana sobre los posibles recortes que ya se intuían en el horizonte cercano. La respuesta de Diego, que ignoro si fue escuchada y celebrada por el candidato a presidente, hoy flamante ocupante de La Moncloa, fue contundente: “Algunos se va a joder porque no va a haber recortes”.

Lo cierto es que estamos jodidos porque recortes los ha habido, y de todos los grados y colores. Pero, si me permiten, quisiera llamarles la atención sobre la coincidencia en la utilización del verbo joder por el presidente Diego y la niña Fabra, de nombre Andrea e hija de su padre, Carlos Fabra, en capilla judicial por presuntas y variadas corrupciones. Andrea Fabra no recurrió al futuro condicional. Fue directa y precisa y utilizó el presente del subjuntivo activo: ¿Qué se jodan! Pero, al igual que no quedaba claro, aunque nos lo imaginamos, quienes eran los que se iban a joder porque no habría recortes, por lo visto deseados vivamente por algunos pero no por Diego y el PP, en el caso de la hija de Fabra los destinatarios de su exabrupto están más acotados.

En opinión de la inmensa mayoría de los ciudadanos que han visto y escuchado el video está claro que los que se tenían que joder eran los parados, a los que Rajoy acababa de anunciar que les recortaba el subsidio como medida profiláctica para animarles a encontrar empleo. Abunda en esa idea el hecho de que, además del “¿qué se jodan!”, se escucharan otros improperios, como “vagos” o “a trabajar”. Quien no ha pegado un palo al agua, que es el caso de Andreita, que siempre ha vivido de la política, a la que le llevó su padre como otros padres llevan a sus hijos a los parques de atracciones, es difícil que entienda que el estado de ánimo de un parado, incluso cobrando el subsidio, es lo más parecido al del condenado a la pena capital esperando en el corredor de la muerte un indulto improbable o imposible.

La disculpa de Andrea Fabra, que rápidamente ha sido asumida como eximente total por parte del PP, es que su “¡que se jodan”! no estaba dirigida a los parados, a los que, asegura, respeta mucho muchísimo, sino a los socialistas, a los que no respeta nada, pero nada de nada. En todo caso, y para no parecer rencorosa, la diputada del PP precisa que su acción tuvo el carácter de medida defensiva. Fue la reacción lógica de una chica de bien, educada en los mejores colegios de monjas, ante los zafios insultos que los zafios socialistas lanzaban contra Mariano Rajoy, nuestro presidente, también el mío aunque no lo haya votado. Claro que empiezo a pensar, tal como pintan las cosas en la calle, que no le ha votado nadie a pesar de haber gado las elecciones con mayoría absoluta hace escasamente siete meses.

Al final lo de menos será contra quien fueron dirigidos los exabruptos. Más grave fue la acusación, lanzada por Rajoy contre el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de ser cómplice de los asesinos de ETA y no pasó nada. Una rápida operación de intoxicación informativa logró dar la vuelta al argumento y pasar por cierto lo que era mendaz acusación y mentira manifiesta. Es lo que tiene contar con poderosos medios de comunicación capaces de modelar la opinión pública a gusto del que ‘paga’.

Así, ni Diego se vio obligado a pedir disculpas por la grosería y por la mentira, toda vez que los recortes no sólo han sido, sino que están convirtiendo nuestra existencia en un sin vivir diario, ni Andrea, la hija de Fabra, tendrá tampoco que excusarse. No se lo pedirá su partido, pero tampoco la opinión publicada. En pocos días el asunto se tapara adecuadamente con algún escándalo del ‘otro lado’. Nada que ver con la campaña mediática contra el presidente de la Federación Española de Municipios, alcalde de Getafe, el socialista, Pedro Castro, del que el PP exigió la dimisión inmediata, cuando un micrófono indiscreto recogió aquella frase en la que se preguntaba "por qué todavía hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha". Pregunta pertinente donde las haya en esos momentos. Y es que no me creo, como mantiene nuestro presidente regional, que todos los que se echan a la calle, protestando por los recortes del Gobierno, son la “izquierda frustrada” que no resigna a haber perdido las elecciones.

La capacidad de la derecha para moldear la opinión pública es un hecho contrastado. No es sólo por su potencia de fuego, muy superior a los medios de comunicación de sesgo progresista, que han prácticamente desparecido. Es que, incluso, llegan a influir en quienes se consideran y reivindican de izquierdas. En los últimos meses un sector importante del electorado socialista ha dado por ciertas, acomplejados, adocenados o intoxicados informativamente, dos hechos que la realidad y la lógica desmienten: que las medidas que adopta el PP tienen su origen en lo mal que le dejaron las cosas el Gobierno de Zapatero y que, además, no hay otras salida posible. Nadie niega, y menos el Gobierno del PSOE que tuvo que tomar las dolorosas medidas de mayo de 2010 que el PP votó en contra, por cierto-, que España era un país en dificultades. Pero no es menos cierto que ha sido con el Gobierno del PP cuando todo ha ido a peor. En cuanto a que no hay otra salida sólo es admisible si se da por hecho que el futuro de esta país pasa porque los ricos sean más ricos y todos los demás pobres de solemnidad.
Con viento sur / Víctor Gijón
Un Gobierno no puede actuar como si fuera oposición. En Cantabria llevamos casi cuatro años padeciendo a un Ejecutivo...
Se dice se cuenta
Rajoy y Aguirre, 'amiguitos' de los alcaldes corruptos
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
Hay días en que mejor no haberse levantado de la cama y semanas para eliminar del calendario. Seguro que si el presidente Ignacio Diego pudiera borraba los siete últimos días sin...
Editorial
La basura ha llegado ahora a tal altura que la sociedad española, tanto la de derechas como la de izquierdas, no aguanta más. Es la opinión del periodista y analista político José García Abad...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Resumen de Racing-Alavés (1-1)
Galería de imágenes

Revilla en el Parlamento

Revilla dialoga con Van den Eynde

Rafael de la Sierra y Alodia Blanco

Francisco Fernández Mañanes interviene en el Pleno

Julio Cabrero interviene en el pleno

José María Mazón interviene en el Pleno

Diego entra en el hemiciclo mientras interviene el regionalista Mazón

Diego en su escaño del Parlamento

Matilde Ruiz interviene en el Pleno

Rodríguez Argüeso sigue el debate

Rodríguez Argüeso y Cabrero durante el pleno

Juan Guimerans interviene en el Pleno

Eva Díaz Tezanos en su escaño

Eduardo Van den Eynde interviene en el Pleno

Vídeo del día
Impactante vídeo de Intermón