Recibir boletín electrónico
RSS
Rajoy busca chivo expiatorio
Algunos sectores usan la crisis para atacar lo público en general y lo autonómico en particular. Asi se expresa Pedro Saura García, portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en el Congreso y profesor de Análisis Económico en la Universidad de Murcia, en un artículo publicado hoy en el diario El País.

España ha construido su estructura político-administrativa en un proceso largo, que se remonta a los albores de la Transición, y que está jalonado de consensos, concesiones y difíciles equilibrios. Cuando la sociedad pide consensos sobre las diversas reformas pendientes, quizá sea esta la que podría escenificar mejor el impulso político que España necesita. Una reforma que agilice las estructuras, que evite solapamientos y que facilite a los ciudadanos la visualización de la relación entre cada nivel político, las competencias que desarrolla y los impuestos que las financian.

Sin embargo, creo que conviene aclarar algunos puntos previos. El primero es una evidencia mil veces repetida, pero que es necesario situar en el inicio de este tipo de debates: la crisis no ha sido causada por el déficit público, sino que había superávit, y es la crisis, derivada de excesos de todos conocidos, la que ha devenido en un problema para la financiación pública. Conviene insistir en ello, porque si la crisis proviniera de excesos públicos, como se nos quiere hacer creer, los recortes podrían ser una solución, pero como no es el caso, el debate solo permite distinguir entre sacrificios inútiles, aprovechamientos ideológicos y reformas convenientes como la que estamos abordando.

En segundo lugar, la crisis se está utilizando desde algunos sectores para atacar lo público en general y lo autonómico en particular. En mi querida Región de Murcia y en la vecina Comunidad Valenciana hemos sufrido suficientes muestras de la incapacidad y el derroche de algunos Gobiernos autonómicos en pleno epicentro de las políticas que han originado esta crisis, y no seré yo el que defienda esos 17 años de gestión autonómica del PP. Pero de eso no se dice nada. Cuando se ataca a las autonomías se esconde que ellas destinan el 75% de su presupuesto en políticas de cohesión social, mientras que el Estado (Seguridad Social aparte) se sitúa alrededor del 20%. Ocurre además que las sucesivas reformas del sistema de financiación autonómica han girado en torno al equilibrio territorial y apenas han tenido en cuenta el equilibrio temporal: las comunidades gestionan gastos sociales muy inflexibles a la baja, pero se financian con impuestos muy sensibles al ciclo económico como el IVA o transmisiones patrimoniales, que ha pasado de recaudar 18.300 millones de euros en 2006 a 6.400 millones en 2011, de forma que les cuesta más reducir sus gastos a la vez que sus ingresos caen más que los de la Administración central.

Es pertinente preguntarse si las comunidades autónomas que gestionan una parte sustancial del Estado del bienestar, gasto muy correlacionado con el tamaño de la población y estable en el tiempo, pueden depender de una estructura de ingresos tan cíclicos. Resumiendo, muchos Gobiernos autonómicos podrían haber gestionado de una manera mucho más eficaz, sobre todo si las sucesivas reformas del sistema de financiación hubiesen aumentado su corresponsabilidad fiscal, pero el ataque sistemático a todo el sistema autonómico esconde pretensiones no solo centralistas, sino de desmantelamiento de los derechos sociales básicos, justo cuando más necesarios son.

La crisis está aumentando dramáticamente las desigualdades en España y la política del PP solo aumenta la fractura social emergente
La estrategia de Rajoy está clara. Frente al enorme descontento popular que sus siete meses de gestión han provocado, busca un chivo expiatorio al que culpar de todos los males. Si, de paso, ello le permite obtener sus objetivos políticos de una forma más sencilla que planteándolos directamente, pues mucho mejor. El debate no es entre un Estado grande o pequeño; es entre un Estado eficiente en la provisión de bienes que mejoren la cohesión social y nuestra capacidad para generar entornos competitivos, o un Estado antiguo e ineficiente. Resulta obvio que reducir unos pocos diputados o concejales, para dentro de tres años, no va a mejorar el funcionamiento del sector público ahora ni ayuda a dirigir el debate a los verdaderos cambios, y reformas, que el sector público español necesita. Es solo una cortina de humo, el humo que salía de Roma cuando Nerón lo usaba para desviar las iras del pueblo hacia sus enemigos. Según Rajoy, los parados, que cada vez son más y más desprotegidos, los trabajadores que han visto reducidos los derechos, los enfermos que pagan sus medicinas, los funcionarios, los consumidores en general, los comerciantes y todo el país ya sabemos quiénes son los culpables del incendio: los concejales que no cobran (porque la disminución del 30% no tiene por qué reducir el tamaño de los equipos de gobierno).

Desde la Constitución de 1978 hemos creado instituciones que en general se han sumado a las existentes, sin sustituirlas, generando duplicidades evitables. Así mismo, la gobernanza y la financiación de autonomías y Ayuntamientos también son mejorables. Todas estas cuestiones, junto a otras, deberán formar parte de un gran acuerdo nacional que permita a nuestro país primero salir de la crisis y después transitar en este mundo que nos ha tocado vivir. En ese debate debemos y deseamos participar, pero no en el juego de esconder a los ciudadanos el debate sobre las causas reales de sus problemas y la existencia de propuestas alternativas. La crisis está aumentando dramáticamente las desigualdades en España, y la política del PP, que mezcla amnistías para los defraudadores y recortes de prestaciones básicas para los más débiles, solo aumenta la fractura social emergente. Y en medio de esa tormenta seguimos sin oír propuestas de medidas que orienten el rumbo hacia la salida de la crisis, ni una política económica que genere confianza.

Pedro Saura García es portavoz de Hacienda del Grupo Socialista en el Congreso y profesor de Análisis Económico en la Universidad de Murcia.
Cerrar
Tienes que copiar en el campo de texto los6e caracteres, del 0 al 9 y de la A a la F
* Campos obligatorios
Con viento sur / Víctor Gijón
El locuaz, lenguaraz y bocachanclas que en mala hora elegimos presidente de Cantabria se escabulló ayer de los medios...
Se dice se cuenta
#LaConstituciónQueQueremos
Con firma / Víctor Gijón
Victor Gijon
Nadie da duros a cuatro pesetas. Que hoy la peseta haya desaparecido, sustituida por el euro, no quita ni un ápice de verdad al citado aserto popular. Así que si alguien viene y...
Editorial
Una condena rotunda del Gobierno Rajoy debe ser resultado de una argumentación rigurosa, defiende el historiador Antonio Elorza. "No es imitando a Podemos, sino definiendo una alternativa realista...
Top Formacion
El tiempo
Aquí TV
Pedro Sánchez a Rajoy: "Usted es el presidente más retrógrado de la democracia"
Galería de imágenes

Guimerans entra en el hemiciclo

Javier Fernández, consejero de Medio Ambiente, departe con diputados

Van den Eynde dialoga con los socialistas Díaz Tezanos y Guimerans

Van den Eynde dialoga con los regionalistas Revilla y De la Sierra

José Antonio Cagigas, presidente del Parlamento, da lectura al documento de Sniace

Javier Fernández, consejero de Medio Ambiente, se dirige al Pleno

Mazas y Buruaga en el banco del Gobierno

José Antonio Cagigas y Javier López Marcano

Lola Gorostiaga departe con el presidente del Parlamento al inici de la sesión

Miguel Ángel Palacio interviene en el Pleno

José María Mazón interviene en el Pleno

Ana Isabel Méndez hizo la propuesta sobre mascostas

José María Mazón interviene en el Pleno

Íñigo Fernández interviene en el Pleno

Votación unánime de la cámara en apoyo de Sniace

Trabajadores de Sniace siguen el Pleno

Francisco Rodríguez Argüeso, consejero de Obras Públicas y Vivienda, interviene ante el Pleno

Francisco Fernández Mañanes interviene en el Pleno

Vídeo del día
Resumen de Racing de Santander (1-1) Sporting de Gijón