Saltar al contenido

Características de la dieta disociada

julio 8, 2018
dieta disociada

La dieta disociada se caracteriza por la prohibición de mezclar en una misma comida, proteínas con hidratos de carbono. Hay muchas dietas disociadas, pero la más conocida es la de Montignac, un médico francés.

El agua es esencial en esta dieta y no presenta restricciones. También se recomienda complementar la dieta con ejercicio físico, como caminar 30 minutos al día. Esta dieta se compone de tres comidas principales, que pueden complementarse con dos colaciones de fruta o yogur dietético.

Características de la dieta disociada de Montignac:

En la dieta disociada de Montignac, los alimentos se dividen en tres grupos: proteínas, glúcidos (hidratos de carbono, buenos y malos), y lípidos (grasas). En esta dieta se permite comer hasta sentirse satisfecho. Consta de dos fases, una de pérdida de peso y otra de mantenimiento.

– Fase 1:
Esta etapa de la dieta disociada debe practicarse rigurosamente, eligiendo los alimentos de acuerdo a las indicaciones, suprimiendo los glúcidos de valor elevado, e incorporando los alimentos permitidos. Se recomienda seguir durante tres meses esta fase (aunque se haya logrado el peso deseado).

Los alimentos que se consideran prótido-lipídicos (pescados, carnes, huevos), pueden incluir acompañamiento de glúcidos con un valor glucémico de 35 o menor (lentejas, garbanzos, verduras).

Los alimentos prótido-glucídicos (arroz integral, espaguetis), se acompañan con verduras. No debe agregarse grasas saturadas y pocas de las otras, puede usarse aceite de oliva y grasa de pescado.

Se permiten los glúcidos con índice glucémico menor de 50.

Alimentos prohibidos en esta dieta: azúcar, pan blanco, patatas, maíz, harinas refinadas (blancas), zanahoria cocida, pastas (blancas), miel, arroz blanco, habas, calabaza, pasas, hojaldre, aceite de palma, maltodextrina, almidones modificados, café, bebidas alcohólicas.

Alimentos permitidos: carnes (ternera, cerdo, etc), pescados, pasta integral, chocolate negro, arroz integral, zanahoria cruda, frutas, huevos, harinas integrales, garbanzos, alubias, lentejas, guisantes, quinoa, frutos secos, café descafeinado, pan integral 100%, yogures, leche descremada, fructosa.

– Fase 2
Esta etapa es la de mantenimiento del peso alcanzado, y permite mayores combinaciones entre los alimentos. Y permite incluir ciertos gustos, que no desequilibrarán la dieta disociada.