Saltar al contenido

¿En qué consiste la dieta de la luna?

julio 8, 2018
la dieta de la luna

La luna ejerce una importante influencia en la vida sobre la tierra, regula el ciclo de las mareas, las cosechas. Resulta muy provechoso utilizar esta influencia para depurar el organismo y de paso perder unos kilos con la dieta de la luna.

Esta dieta está basada en la teoría de que los líquidos del cuerpo tienen la tendencia a seguir los ritmos de las mareas, por tanto, debe ayunarse durante las 26 horas que marcan el cambio de fase lunar. Durante este lapso se ayuna y bebe abundante líquido, desintoxicando el cuerpo, lo que permite perder hasta 2kg.

Las fases en las que se puede perder más peso, son la luna llena y la luna nueva, los cuartos creciente y menguante sirven para mantenimiento.

Es necesario consultar con el médico antes de emprender esta dieta.

Qué es la dieta de la luna:

La dieta de la luna consiste en un ayuno de 26 horas para adelgazar; y un medio ayuno de 26 horas para el mantenimiento.

AYUNO:

El ayuno de la dieta de la luna se realiza durante la luna nueva o la luna llena. Duración 26 horas.

Se puede ingerir durante el ayuno total:

– agua mineral, al menos 2 lts.
– infusiones: té, té saborizado, café, mate.
– zumos de fruta naturales, colados, sin fibra ni azúcar.
– pueden utilizarse edulcorantes.
– caldos de verduras caseros, o dietéticos.
– zumos envasados sin azúcar.

Alimentos prohibidos:

– sal, azúcar.
– caldos en cubitos o concentrados, por su contenido de sal.
– zumos con pulpa o azúcar.
– lácteos de cualquier tipo, incluso dietéticos.

MEDIO AYUNO:

El medio ayuno de la dieta de la luna se realiza durante los cuartos creciente y menguante. Está destinado al mantenimiento del peso. Duración 26 horas.
Se puede ingerir durante el medio ayuno:

Se realiza igual que el ayuno completo, pero se pueden incluir algunos otros alimentos, pero sólo de una clase, tenemos cinco variantes:

1- sólo frutas: manzana, kiwi, naranja, duraznos, etc. Pueden tomarse cinco piezas diarias, repartidas entre todas las comidas: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.

2- sólo ensaladas: lechuga, berro, apio, zanahorias, tomates, etc. Una proción al mediodía y a la cena.

3- sólo yogur dietético y el puré de media calabaza, distribuidos entre las comidas.

4- sólo gelatina dietética con frutas, cinco porciones divididas entre todas las comidas.

5- sólo caldos de verduras naturales o dietéticos, al mediodía y a la cena.